aforismos + diario de hospital

sinopsis

Como ya nadie debe recordar, yo había aludido en un pre texto anterior a conejos que saltan en la hierba, hoy quiero poner este libro bajo la advocación de una de las reflexiones kafkianas, mi favorita, que dice así: “Los perros de caza están jugando en el patio, pero la liebre no escapará por velozmente que ahora esté corriendo por el bosque”. Así, lector inadvertido que recorres una de las tangentes de la realidad, algunos de estos desaforismos ya están fatalmente destinados a tu encuentro.

 

índice

^

(Antro) Prólogo

^

Aforismos

^

Diario de hospital

31 de diciembre de 1999, 4:05 de la mañana

Cuando desperté el que me había atropellado seguía ahí. Explicaba a gritos a alguien (¿la cana?) que yo me había atravesado. La lluvia que desde hace poco caía disminuyó. Quise incorporarme pero mi mano derecha no me obedecía. La vi quebrada en un ángulo absurdo y manando sangre. La pulsera reventó. Guardé el reloj en un bolsillo. Luego paramédicos y otros se agitaban alrededor de la camilla al compás de macabras bromas profesionales. Desgarraron mis ropas y en un tris quedé desnudo; enchufado a agujas y catéteres, dolorosamente violado por una sonda intrauteral, narcotizado hasta la náusea. El siguiente despertar fue en el 5° piso del Hospital Central. Me quejaba a gritos, ardían por dentro mis contusiones, un cáustico olor

75 a permanganato me agobiaba.

En un sueño recuperé algo de lo sucedido: pedaleaba en la penumbra y de pronto volaba por el aire. Aterricé en el pedregullo que se me incrustaba y me desgarraba. Una proyección se interpuso: vi a un amigo cuyo rostro era un revoltijo atroz de carne picada y dientes desprendidos.

Me bajaron a traumatología. Saltando en una pata, semidesnudo y enyesado recorrí largos pasillos hasta los ascensores. Descendí a recepción y llamé por teléfono a un amigo. A partir de ahí menudearon las visitas a las que quejarse amargamente con la vocecita que usamos enfermos y convalecientes.

partes

páginas

ISBN:978-99974-384-5-4

Julio barriga

( San Lucas, Chuquisaca 1956 )

Ha publicado El fuego está cortado (1992, reeditado en 2013 con la adenda Luciérnaga sangrante), Aforismos desaforados I (1994), Aforismos desaforados II (2002), Versos perversos (2004), Cuaderno de sombra (2008) y el volumen de prosas biográficas El hombre que amaba a Amy Winehouse. Vive en Tarija.

 

CATÁLOGO 

COLECCIÓN ENSAYO

NOVEDAD

TRES CITAS IMPUNTUALES: TIEMPO, POESÍA Y FALTA

RECIBE NOTICIAS CUERVAS