elefante 

sinopsis

La desolación de algunos de estos cientos me hace acordar de aquella película extraordinaria de Peter Boadanovich, “The Last Picure Show”: gente joven muy perdida en un lugar de espacios demasiados abiertos que está lejos de todo, en un país muy grande en el que las cosas y las vidas sólo parecen existir plenamente en la remota capital. El minimalismo de la escritura no es esa disculpa para la frialdad emocional que uno encuentra tantas veces, y que ya cansa. Los golpes de comicidad impasible revelan un fondo de ternura, la compasión hacia las vidas atentamente observadas e imaginadas que no son menos dignas de respeto por residir en lo trivial. ANTONIO MUÑOZ MOLINA.

índice

^

Historia del ave fénix

^

Cuento de navidad

^

El pelo de la vírgen

^

Las aventuras de la señora Ema

^

El perro azul

^

Asiático

^

Las casas en la otra orilla

^

Doscientos veintidós patitos

^

Muerte de beba

^

El tío vidente

^

El hombre de los gatos

^

Elefantes

^

00

^

Fulgor

^

Sorteo

^

Flores nuevas

^

El pedigrí de los canarios

^

Nota del autor

Historia del Ave Fénix

Una vez, hace muchos años, el Ave Fénix vino al pueblo, dijo el viejo.

La traía, encerrada en una jaula, en la parte de atrás de una chata, un hombrecito pequeño y de dientes negros. Prometía quemarla el viernes, ante la vista de la concurrencia. Pero el viernes llovió. El cielo se puso pesado y gris y después llovió. Se llenaron de barro las calles y la gente se quedó en su casa, comiendo buñuelos. El hombrecito, entonces, miró llover y decidió esperar hasta el sábado siguiente.

El sábado amaneció soleado y todo estaba listo: con tirantes y tablones de madera habían armado una tarime en el medio de la plaza. Arriba de la tarima estaba la jaula con el Ave Fénix. La gente, al terminar la misa, se apretujaba alrededor. El espectáculo salía diez mil pesos por persona, menores de cinco gratis. Fue todo el pueblo. El Ave Fénix estaba quieta en su jaula, acurrucada en un rincón, cada vez más chiquita y ovillada sobre sí misma. El hombrecito se subió a la tarima y pidió un voluntario. Se ofreció un chico de diez, doce años. El hombrecito le dio una antorcha, le sugirió que la mantuviera lejos de la vista y la encendió. Al chico se le iban los ojos tras el fuego azulino que brotaba de la estopa.

Entonces, el hombrecito buscó un bidón y roció al pájaro con querosén.

Al mojarse, el Ave se desperezó un poco y se sacudió las plumas, salpicando gotas para todos lados.

Historia del Ave Fénix

11

En ese momento, a una seña del hombrecito, el chico le prendió fuego al Ave Fénix. Hubo una pequeña explosión y el chico se asustó y dejó caer la antorcha, que se apagó en el suelo.

 

cuentos

páginas

ISBN:978-99954-864-2-6

Falco es, por varios cuerpos, uno de los mejores escritores argentinos de la actualidad.

MAXIMILIANO TOMAS. DIARIO PERFIL

Federico Falco recorre el borde entre lo que se llama “normalidad” y lo que se define como enajenación. Un problema interesante para la literatura porque lleva a pensar cómo narrar aquello que escapa de la norma sin el rebusque de lo tenebroso; es decir: cómo narrar lo excepcional sin recursos excepcionales. Falco inventa peripecias imaginativas, originales, incluso inverosímiles. Con otra escritura, sus relatos podrían ser incorporados a lo que suele llamar género fantástico. También podría decirse que son “fantásticos”, pero que no están escritos según las reglas de ese género. Entonces, ¿qué son? Relatos en sordina de lo siniestro o lo inesperado, de lo impensable o, por lo menos, de lo infrecuente.

BEATRIZ SARLO. DIARIO PERFIL.

A diferencia de lo que se suele decir, los cuentos de Federico Falco no nos coloca frente a una pequeña grieta un una supuesta pared de normalidad: nos dejan varados en una isla y rodeados por un barranco hirviente de pequeños monstruos familiares, una especie de museo teratológico en el que se agitan alternadamente la ternura y la rabia.

FLAVIO LO PRESTI. REVISTA Ñ

federico falco

(Gral. Cabrera. Argentina. 1977)

Ha publicado los libros de cuentos 222 patitos, 00 y La hora de los monos. También la plaqueta de poemas Aeropuertos, aviones, el libro Made in Chhina y la novela breve Cielos de Córdoba. En 2010, la revista Granta lo eligió para integrar su número dedicado a los mejores narradores en lengua española menores de 35 años.

CATÁLOGO 

COLECCIÓN ENSAYO

DESCARGA GRATIS

TRES CITAS IMPUNTUALES: TIEMPO, POESÍA Y FALTA

RECIBE NOTICIAS CUERVAS