LECTURA 1

«SER PAYASO ES COSA SERIA» DE ÁLEX AYALA

PRESENTACIÓN

Editorial El Cuervo lanza el Club de libro: PARVA LECTORA, en el que se leerán, discutirán, subrayarán libros de nuestr#s autor#s.

El primer libro es «Ser payaso es cosa seria» del periodista Álex Ayala Ugarte.

El periodista / crítico de cine Santiago Espinoza moderará y guiará la lectura y el encuentro del club, señalará sus frases favoritas y contextualizará la crónica. Dividiremos la lectura en dos partes: la primera parte del libro la comentaremos el jueves 20 de agosto, y la segunda el 27 de agosto.

A tomar en cuenta:

. Es totalmente gratuito.

. Las sesiones se realizarán por la plataforma zoom con cupo limitado de 15 personas.

. Tendremos moderadores expertos en cada tema.

. Se realizarán dos sesiones por cada uno de los libros.

COMPARTAMOS

REFLEXIONEMOS

CONSTRUYAMOS

Regístrate a tiempo, no pierdas la ocasión!

Regístrate a tiempo, no pierdas la ocasión!

MODERA:

SANTIAGO ESPINOZA

PERIODISTA / INVESTIGADOR / CRÍTICO DE CINE

Es periodista, investigador y crítico de cine. Es coautor de los libros “El cine de la nación clandestina”, “Una cuestión de fe” e “Historia del cine boliviano 1897-2017”. Textos suyos se han publicado en los volúmenes de crónica “Hora boliviana”, “Crónicas mundialeras del dios redondo” y “Para una fotografía sin nombres y otras crónicas”. Ha ganado el Premio Nacional de Periodismo, el Premio Nacional de Crónica Periodística Pedro Rivero Mercado, el Premio Plurinacional Eduardo Abaroa en Periodismo Cultural y el Premio al Buen Periodismo. Es licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” (Cochabamba) y máster en Patrimonio Histórico Artístico de la Universidad de Salamanca (España). Actualmente es Jefe de Redacción del periódico boliviano Opinión (www.opinion.com.bo) y editor del suplemento-portal cultural Ramona (www.ramonacultural.com).

Formulario de inscripción AQUÍ

sinopsis

Un payaso que se cae de la silla como avión kamikaze y se rompe un brazo. Una payasa que ensayaba los chistes con los choferes de la compañía de taxis para la que trabaja como operadora. Otro payaso que se llama Silpanchito para no olvidarse de una época complicada en la que comía y cenaba un mismo plato. Otro que casi se quema el pantalón una noche de San Juan por las chispas que saltaban de las hogueras. Otro que tiene diabetes. Otro en una residencia de ancianos de la ciudad de El Alto que veía pasar los días por televisión porque no tenía fuerzas ni para salir de la cama. Otro que organiza una protesta en una avenida para quejarse de los dolores de garganta de sus colegas… En un mundo donde la sonrisa y el buen humor son valores que cotizan el alza, los payasos nos recuerdan que para salir adelante hay que tomarse la vida en serio.

CRÓNICA

FICCIÓN

ENSAYO

«¿Mi idea de felicidad absoluta? Leer.»
DAVID BOWIE